“Hay caminos que al hombre le parece derecho, pero su fin es camino de muerte” (Prov 14:12, Prov 16:25). Hoy, donde el grito de toda una humanidad parece ser “sálvese quien pueda “ estas palabras cobran mayor eco y voz de advertencia en los caminos de los tiempos que transitamos y me llevaron a prestar mas atención a la tremenda enseñanza y alegoría que encierra lla travesía que experimentan las tortugas marinas y su parecido con los seres humanos desde el mismo momento de nacer por salvar sus vidas.Durante el periodo de reproducción las tortugas marinas depositan sus huevos en la arena generando millones y millones de recién nacidas quienes luchan por alcanzar el mar y “salvarse” pero en el camino encuentran mucha “oposición y resistencia”; “trampas y obstáculos” que se lo impiden, algunas tortugas quedan atrapadas en una u otra piedra, rama o trozo de alga. Otras son presas de “seres más audaces” como los pájaros o vencidas por “seres más astutos“ como los cangrejos y como si fuera poco el “calor y la atmósfera” se encargan de destruir las últimas fuerzas tratando de acabar con su lucidez y esperanza. Entonces las pocas que logran librarse de tanta oposición alcanzan con desesperación la pleamar para luego enfrentar el simultáneo “ataque de los pájaros” desde el aire combinado con “los peces y otros depredadores” marinos. Solo unas pocas logran sobrevivir, porque “el que persevere hasta el fin, Éste, será salvo” (Mateo 10:22 Mateo 24:13) . Piensalo. . .… “Entrad por la puerta estrecha porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida y pocos son los que la hayan”.…”Y alguien le dijo : Señor, son muchos los que se salvan? y el le dijo : esforzaos a entrar por la puerta angosta porque os digo que muchos procurarán entrar y no podrán”.( Lucas 13:23 ). Carlos La Salvia

Las Tortugas